Sala de Despiece

Otro de los sitios a los que hemos aprovechado para ir, sabiendo que habría menos gente por las vacaciones, ha sido Sala de Despiece.

Nunca encontrábamos el momento para ir, siempre está lleno, es incómodo tomar algo y la última vez que fui salí decepcionada, con el sitio, la atención y la gente que se presta a esas condiciones sin quejarse.

El concepto me gusta, la decoración es increíble, todo con un toque industrial perfecto. Los colores y materiales recrean una verdadera sala de despiece. La carta se va renovando, siempre manteniendo el buen nivel de productos e innovación en los platos.

image1 (10)

Pero no me gusta no tener un espacio para mí, soportar empujones y miradas de otros clientes que desean arrebatarte el sitio. Ni tampoco me gusta tener que completar la elaboración de los platos sin apenas haber entendido al camarero, eso si tienes la suerte de que te lo haya explicado, ya que el ritmo de trabajo no se lo permite.

No tenía muchas ganas, pero por suerte esta vez no había que esperar para tener sitio y hasta podías sentarte. Nuestra elección fue:

Tártaro de atún, presentado en una placa petri, con salsa Perrins. El primer bocado sabía demasiado a pescado, quizá por no haberlo mezclado lo suficiente.

image4 (3)

Llampuga Sushicrispy, muy soso, fue un error pedirlo. La llampuga no sabía a nada, no sé si habitualmente así, o fue mala suerte.

image2 (6)

Lomo de vaca `Bilbo bombón´. Me encanta, ya lo había probado, y merece la pena repetir. La mezcla con la frambuesa, rellena de mayonesa con cayena, y la piparra al final, es espectacular. Se prepara en el momento, fundiendo la manteca con un soplete y separando las láminas sobre el bloque de sal del Himalaya.

Sin título

Coquinas tijuana. ¡Riquísimas! Mi foodvorito del día.

image3 (5)

 

 La originalidad goodmeteodel sitio y los platos. El lomo de vaca y las coquinas están buenísimos. El tomate, aunque esta vez no lo pedimos, también está rico.

Normalmente está tan lleno que no puedes disfrutar, el trato al cliente no es bueno, el servicio no tiene tiempo de recomendarte, el ritmo es badmeteofrenético. Debería limitarse más el aforo para garantizar un trato mejor a los clientes. No admite reservas.

Anuncios